Agradecimiento

Queridos hermanos,

Me encuentro muy agradecido por todo el apoyo recibido durante la primer semana de colecta de fondos (crowdfunding) para asegurar el rodaje de la película, proyectado para abril y mayo del próximo año.
Nuestra intención es usar un arte de difusión masiva como el cine para mostrar el poderoso mensaje de la ceremonia y el libro de los Cuatro Altares.
Hacer cine en Latinoamérica no es fácil y menos con un mensaje de consciencia, y menos aún si pretende dar una imagen seria de las plantas sagradas.
Hemos logrado convocar el interés de 5 grandes artistas reconocidos internacionalmente; Silke Klein, Valentina Vargas, Damián Alcázar, Daniel Giménez Cacho y Raúl Taibo, quienes confian y creen en la importancia de este proyecto. Nos sentimos honrados y contentos de contar con su apoyo para la realización de 4 Altares, aquí te compartimos algunas imágenes de sus películas más reconocidas.


Para los fondos públicos y empresas los proyectos que buscan crear conciencia y despertar a las personas representan un conflicto de intereses. Nuestra casa productora ciertamente es una empresa atrevida que intenta salir adelante en una sociedad que usa el cine para seguir distrayendo a las personas del cambio urgente que el ser humano necesita hacer.
Bajo estas condiciones, mecanismos como el financiamiento colectivo, cobran suma importancia ya que permiten que los proyectos que hacen que una sociedad avance sean financiados por la vanguardia de la sociedad consciente de la necesidad del cambio.
Este proyecto representa un gran desafío pues creemos que no basta sólo el tener un buen mensaje sino presentarlo en la forma adecuada, es decir, que los códigos estéticos que utilizaremos sean reconocidos por personas que no tienen el mismo agradecimiento que nosotros con las plantas sagradas.
Tenemos un presupuesto “ideal” y un presupuesto “mínimo” para llevar la película a buen término. Ya tenemos más de la mitad del “mínimo” y en la primera semana de crowdfunding hemos recibido una cifra generosa de muchos amigos, sin embargo, aún estamos lejos de las metas propuestas. Por eso, me atrevo a seguir solicitando tu generosa ayuda y a la vez darte la oportunidad de ser parte de este hermoso proyecto.
Si ya hiciste tu donación puedes seguir ayudando a difundir y compartir el proyecto de los 4 Altares La Película.
Gracias.

El viejo cuento (parte 2)

El viejo cuento (parte 2)

El despertar consiste en no olvidar que cada espacio vacío que no llenas con tu amor será llenado inmediatamente por la ignorancia manifestada en todas sus formas, desde la crueldad y el abuso hasta la flojera y la indiferencia. Así hemos llegado a donde estamos, a construir este mundo, pero aún estamos a tiempo de recuperar territorio.
Algo que considero importante traer a la luz, es reconocer la tremenda necesidad que todos tenemos de expresarnos. Por eso con el entendimiento de la fractalidad que nos ayuda a entender que hay una inteligencia o intelecto relacionado con cada altar (cada nivel), así también el sagrado instinto de la expresión pulsa en cada uno de ellos.
El corazón de esta historia y a donde quería llegar desde un principio, es que en este momento lo que más necesitamos son más y mejores CANALES DE EXPRESIÓN.
Las iluminadas mentes que estudian marketing hace tiempo que se dieron cuenta.
Toda necesidad humana puede convertirse en parte del mercado si es debidamente adaptada. Pero el negocio no está en lo “exclusivo”, en la singularidad o en la diversidad. El negocio está en lo masivo y en la estandarización.
Las más grandes fortunas de los últimos 50 años vienen de la “comunicación” (Slim, Gates o simplemente el mismo FB).
Con esta pauta ya le bastaría a cualquiera para volverse millonario. (Satisfagan una necesidad de expresión).
El ejemplo perfecto es la música. Cada canción es un canal de expresión que involucra nuestros 3 niveles.
El físico, pues el ritmo implica movimiento, el cuerpo disfruta esta expresión, produce serotonina.
El emocional, pues resonamos o no con el estado emocional que induce la canción, además que hasta el más desorejado adora cantar y expresar la emoción que le produce hacerlo.
El intelectual, nos identificamos o no, con la información y el sistema de creencias que transmite la canción.
Quizá la parte que se nos escapa, es que no todo es tan lindo como parece y que expresar por expresar tampoco nos va liberar, todo lo contrario.
Recordando que cada uno comunica según su entendimiento, podemos expresar los extremos del abanico. Desde el más puro amor a la más aberrante inconsciencia, y eso último es lo que vemos mayoritariamente en nuestra “música popular”.
¿Se trataría entonces de anular o reprimir la expresión? Imposible!, ni se quiere, ni se puede. Pero si es importante analizar aquí eso que alguna vez escribí con el nombre de “tendencias”. Recordaba la historia de “Eros” y “Tánatos”. Reconociendo -que ahora- algunos tenemos una pulsión más grande que otros por la vida, por la consciencia, por el amor y que muchas personas todavía viven dominadas por las tendencias autodestructivas e inconscientes que representa lo “Tanático”.
Es como ver a la parte más joven y más débil de la familia humana atrapada en toda clase de vicios y ver a algunos hermanos bastante irresponsables vendiendo la droga a sus propios hermanos, bajo el lema: Igual todos vamos a morir.
Visto así, fomentar las tendencias tanáticas entre nosotros mismos ya no es solo inconsciencia sino crueldad, total desamor.
La vida no es fácil para ninguno, cada ser tiene que aprender a lidiar con esa terrible fuerza autodestrucctiva que a veces termina conduciéndonos a los vicios, a la depresión o al suicidio, pero que otras se manifiesta simplemente como pesimismo, pasivismo o indiferencia.
Pero si además de nuestra propia carga nos encontramos en una sociedad en la que fomentar la oscuridad y la inconsciencia no sólo es legal, sino exitoso y sobre todo lucrativo, entonces si que estamos en serios problemas, sobre todo los más “jóvenes”.
Trato de recuperar tiempo perdido, cada espacio que no llené con amor. Trato de hacer retroceder la oscuridad, por lo menos en mi vida y si puedo un poquito más, mejor.
No hay espacio vacío. O se llena de luz o lo ocupa la oscuridad. Este nuevo proyecto en forma de “película” trata de abrir un gran canal de expresión para muchas personas que lo vienen esperando, pero solo no puedo, no quiero, Hagámoslo juntos.
¡Ayudanos!

https://4altareslapelicula.com/aire

El viejo cuento (parte 1)

El viejo cuento (parte 1)

Los Cuatro Altares es un libro que devela simplificadamente el conocimiento escondido en el mito de los 4 elementos. Logró relacionar la sabiduría encerrada desde hace miles de años en estas filosóficas y poéticas imágenes como son la Tierra, el Agua, el Fuego y el Aire, con los aspectos más importantes de nuestra vida cotidiana.

foto1
Tomar consciencia desde nuestra “raíz”, desde lo más profundo. Así pasamos a revisar nuestra “gratitud” por lo que llamamos nuestra principales relaciones, nuestros abuelos, nuestro padre, trabajo, dinero, creatividad, huella ecológica, miedo, alimentación nuestra madre, emociones, sexualidad, culpa, para llegar al tercer nivel, el centro intelectual, el sagrado misterio de la “comunicación” y su inevitable desenlace en el buen uso o el abuso del poder y la soberbia que es lo que termina corrompiendo y degradando al ser humano.
Sin embargo ya hemos invertido bastante tiempo hablando de lo último y relativamente muy poco hemos hablado de la comunicación, que es el paso previo al poder (a tu propio poder).
El desarrollo del intelecto va de la mano con la necesidad y la capacidad de expresarnos y comunicarnos. (Nada mas cierto que cada uno comunica según su entendimiento). Por eso esta etapa se considera como la más avanzada dentro de la primera parte de nuestra evolución mecánica.
Una vez más el abrazo de la ciencia antigua y la moderna se unen en el entendimiento de lo fractal, para terminar de entender cómo puede haber un intelecto o una inteligencia muy básica, conectada con la materia y que se exprese por ejemplo solo en la capacidad de hacer dinero y desde nuestro primer centro representado por la Tierra rija todos esos procesos. Luego otra inteligencia relacionada con el mundo emocional y finalmente otra que opera desde el tercer centro relacionada con la comunicación.
La mayoría de las personas está acostumbrada a relacionar la cantidad de “verdad” que contiene una información por el impacto que esta crea en los medios de comunicación y en la opinión pública. Triste confusión. Mucha gente anda preocupada por que sus ideas o sus creaciones se “viralicen” y para el día que la verdad se viralice seremos unos cuantos que nos quedaremos sin trabajo.
Esto se debe al poco entendimiento que tenemos del ser humano y sus posibilidades de evolución.
Por un lado nos asumimos como una especie que ha llegado a un “gran desarrollo” y que vivimos en sociedades “civilizadas” en las que la vida de un ser humano vale igual a la de otro y por otro lado nada más siniestro y mentiroso que este sistema altamente jerarquizado que ha logrado que la vida de ciertas personas valgan mucho y la de muchas no valga nada .
Para los supuestos opresores su inteligencia de primer nivel (en este caso la más básica) les llevó a entender que era menester controlar la opinión pública, para que cuando se acerque alguien a desenmascarar el fraude, la masa amaestrada por los medios de comunicación canten en coro la vieja canción: Ese está loco. Pero lo que no saben o no quieren saber –aunque lo intuyen- es que cada vez somos y más personas que estamos despertando y hemos aprendido a jugar el juego de la “legalidad” y de los medios y llegará el día que no podrán tapar el “Sol con el dedo” por más grande que la tengan y la “verdad” saldrá a la luz y el orden natural será quien gobierne y vivamos en un mundo no perfecto pero si más justo, con verdaderas oportunidades para todos. (Qué es esto sino el rezo del universo).
Sin embargo es tan grande la mentira de quienes quieren imponer la jerarquía del dinero como la de quienes quieren imponer la igualdad a sangre y fuego. Ambas son fruto de la más oscura ignorancia.
Si vemos una familia humana, encontramos un padre, una madre, quizá tíos, luego los hijos mayores, los medianos y los pequeños.
Es absurdo pedirle a los pequeños que se comporten como hijos mayores o que los mayores tengan las responsabilidades de los padres. La familia como buena célula sigue leyes y está basada en el amor. En la naturaleza no hay abuso eso es invento del hombre, el orden y las jerarquías no son malas lo malo es el abuso.
Entendiendo esto es más fácil entender que la inmensa mayoría de la humanidad todavía está en una etapa inicial de su desarrollo, atrapada en el instinto de supervivencia, incapaz de entender su mundo emocional y a años luz de poder comunicarse.
Frente a este panorama ¿dónde nos paramos? ¿cómo nos paramos? Con la pizca de inteligencia que tenemos y el ínfimo poder de comunicación podemos ayudar a destrabar todo este mecanismo que condena a más de la mitad de la población mundial a morir ignorando ¿porqué el mundo es tan injusto?
Es obvio que no debería ofendernos reconocer que todavía somos parte de la humanidad que está atravesando todavía el primer nivel o el segundo o el tercero. Así como el hijo menor no se debería resentir por ser el menor y el más mimado. Pero para la gran mayoría esto es inaudito: El viejo cuento que todos somos iguales solo favorece a los que menos iguales se creen.
Continuará…